El poderío, la calidad, la contundencia y la sangre fría acostumbrada de las tradicionales selecciones alemanas también la tiene el mal llamado equipo B de la Mannschaft, que consiguió ayer jueves su boleto a la final de la Copa de Confederaciones, tras derrotar, en una lección de contragolpes, al once de México con marcador de 4 por 1.

En el deporte, si se logran mezclar el buen juego y el coraje, hasta el más inesperado de los no favoritos desbaratan cualquier pronóstico. Pero cuando la valentía pasea a solas sobre un terreno, no resulta suficiente para obtener el triunfo, y eso precisamente le sucedió al titular de la CONCACAF.

alemania-mexico-copa-confederaciones-getty-580x328.jpgDesde el pitazo inicial, los aztecas movieron el balón desesperados y con muchas equivocaciones en las salidas y en el sector defensivo. Estos aspectos fueron excelentemente aprovechados por los contrataques de los actuales campeones mundiales, quienes en apenas ocho minutos pintaron la pizarra a su favor con par de tantos muy bien definidos por Leon Goretzka.

Después de ese cubo de agua fría lanzado por este jugador de 23 años que milita en el Liverpool, la Tri vivió los compases iniciales sin inquietar la puerta de Marc-André ter Stegen; mientras por el otro lado, el delantero Timo Werner tuvo el tercero en sus botines en un mano a mano durante el minuto 19 ante el Memo Ochoa, quien detuvo el bombazo del europeo.

5952bc227baaa.jpeg
Timo Werner.

No fue hasta después del 20 que llegó para quedarse la reacción de los mexicanos. Así Jiménez, Aquino, Do Santos, Layún, Héctor Moreno, todos se lanzaron al ataque en busca de un gol que los metiera de vuelta en el partido. Geovany y Chicharito rozaron el tanto, pero al primero el portero del Barcelona le paró un derechazo y el segundo controló bien pero su vaselina se fue por encima del travesaño.

Sin embargo, ante ese empuje, Alemania borró en esos 45 minutos cualquier intento de México de hacer uso de su principal característica durante los desafíos de la fase de grupo: la capacidad de respuesta, pues en todos los partidos arrancaron por debajo en el marcador y terminaron empatando uno y ganando dos.

Alemania sigue siendo Alemania. Históricamente ha sido un plantel que no guarda nada y busca constantemente aumentar la ventaja, por lo tanto, asimismo salió dicha escuadra en el segundo tiempo. ¿Resultado? Un certero pase filtrado de Drazle, la asistencia de Jonas Matthias Hector y ajustada definición de Werner, se conjugaron para fabricar el tercer gol de los del Viejo Continente.

Constantes fueron los aplausos para México en el estadio ruso de Cochi porque jamás

1061578_toptease_article_desktop.jpg
Marcos Fabián.

el Tri paró de batallar y de intentar recortar o igualar. Y el premio al sacrificio salió de los botines de Marcos Fabián, quien anotó un potente gol de tiro libre cuando los cronómetros marcaban el minuto 89.

Par de minutos después parecía que habían despertado al Hombre de las Nieves y en un nuevo contragolpe, Younes en su tercer partido internacional la mandó de zurda al segundo palo y puso el 4-1 definitivo con el que los titulares del orbe tendrán la oportunidad de pelear ante Chile por lograr el único cetro oficial que le falta a su país en el más universal.

Por: Alexei Nápoles González

Fotos: Tomadas de Cubadebate

Anuncios