Comprendo que el béisbol en la mayor de las Antillas es el deporte nacional, comprendo que todos los certámenes que encierran su actividad en el año deben ser prioridad en la organización de sus transmisiones televisivas y radiales para que renazca el deseo de practicar y seguir al muchacho de las bolas y los strike; más cuando la pelota cubana ha comenzado a perder espectadores y aficionados por el bajón de la calidad de sus campeonatos nacionales y pobres actuaciones en el extranjero.

Comprendo todo el esfuerzo que realiza en conjunto la Televisión Cubana, el ICRT, el Estado, el Canal Telerebelde y todos los factores que de una manera u otra laboran para mantenernos actualizados en el maravilloso y costoso mundo de las transmisiones deportivas. Comprendo, no acepto.

No acepto porque si usted hubiera encuestado a media Cuba sobre qué prefería ver en vivo este domingo, si un aburrido primer partido del Tercer Campeonato Nacional Sub 23, entre Industriales y Metropolitanos, perdón entre La Habana y Artemisa, o la final de la Copa del Rey entre el Barcelona y el Sevilla, no lo dude, las encuestas se irían de un solo lado a favor del más universal como si estuviéramos presenciando una pelea de Mijaín López en unos Juegos Centroamericanos.

beisbol-futbolNo acepto porque para nada esta resulta la primera vez que sucede algo así y la película se repite y se repite, como “Taitanic” en la jornada dominical de Multivisión, aunque los llamados profesionales de la palabra escribamos sobre el tema o en la comunicación de pasillo más de un millón de personas compartamos no aceptar.

No acepto porque lo más seguro es que con la disputa de la Orejona entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid en la final de la Champions en Milán veamos el mismo episodio, debido a que esa jornada también está alquilada por el discreto Sub 23. Sencillo, el partido de fútbol más importante del año 2016 a nivel de clubes será aplastado por un simple juego de béisbol entre muchachos que apenas dominan el ABC del béisbol.

Les juro entonces que me haría el de la vista gorda si todavía lo hubieran cambiado un choque de Play Off de la Serie Nacional de Béisbol, una presentación del equipo Cuba en un terreno internacional, un cartel de los Domadores de Cuba, una partida de Leinier Domínguez o si el desafío de fútbol no correspondería a una final de torneo.

Quienes escogieron el programa a transmitir, que seguro no fue la presentadora del beisbol-vs-futbol-en-cuba.jpgespacio de cartelera Teleavances ni el de Al Medio Día, como de costumbre no tuvo en cuenta nada de esto, no respetó las preferencias de un público que esperaba deseoso los goles del mejor once del Siglo XXI y quizás del club con más seguidores ahora mismo en este archipiélago.

“Ojo” no se trata de internacionalizar nuestras preferencias y mucho menos de asesinar más al béisbol y darle más vida al fútbol, la idea, desde mi modesta opinión debe ser siempre la de complacer al cliente con el producto justo en el contexto justo y así ganar en audiencia y preferencia.

Por: Alexei Nápoles González

Anuncios