KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERATexo y foto: Alexei Nápoles González

¿Cómo llamarle a los venideros Juegos Deportivos Interfacultades de la Universidad de Camagüey ahora en su nueva condición de centro integrado? Es la respuesta a esa interrogante, hoy, uno de los temas más debatido entre estudiantes y profesores en los pasillos, la red social Dreamcatchers y en reuniones de la Federación Estudiantil Universitaria y del Departamento de Educación Física de esta casa de altos estudios.

El término adoptado por la competencia fue propuesto por la Unión de Jóvenes Comunistas y la FEU de la UC en 1969 y responde a la tradición del resto de las universidades cubanas de utilizar para revistas y equipos deportivos, denominaciones de grupos de aborígenes que radicaron en la zona.

Ahora unos quieren denominarlos Manicatos o Agramontinos; mientras otros con razones muy lógicas y fundamentadas, abogan porque la cercana fiesta atlética, que iniciará a finales de marzo, mantenga la nomenclatura de Caonao, es decir, la que poseía este certamen en la antigua Universidad de Ciencias Pedagógicas “José Martí”.

Por su parte, otras personas que cursan o imparten especialidades en la sede “Ignacio Agramonte” defienden la posibilidad de que el evento se mantenga con el nombre de Taínos y para eso se basan, principalmente, en los antecedentes históricos de esa competición, los que recogen la participación del propio Pedagógico en las cinco primeras citas de la lid, pues luego pasó a funcionar como instituto.

La reseña histórica de la mencionada justa, elaborada por el profesor Octavio Delaosa, refiere que las carreras pedagógicas resultaron campeonas de las dos versiones iniciales de los Juegos Universitarios a escala provincial, celebrados en noviembre de 1972 y abril de1974 bajo el nombre de Taínos.

En esa primera edición el estudiante de la facultad de Pedagogía Carlos Díaz Barranco, rector de la UC en el período 94-95 y del 2000 hasta el 2008, leyó el juramento de los atletas en la inauguración efectuada en el terreno del Estadio Cándido González Morales.

Mientras, en los II Juegos Deportivos Taínos 74, donde compitieron educandos de Ciencias Agropecuarias, Tecnología, Ciencias Médicas, Ciencias Básicas, Economía, Agronomía, Mecánica y el Destacamento Pedagógico de Ceballos, el atleta más destacado resultó Isidro Campbell, precisamente de la delegación del Pedagógico, y quien obtuvo cuatro medallas de oro en las pruebas de Atletismo.

Entonces, como explican los párrafos anteriores, las carreras pedagógicas fueron parte importante también del primer quinquenio de la historia de los Taínos. Además, ese nombre tiene reconocimiento dentro del movimiento deportivo del territorio porque ha servido para identificar a los equipos de la Universidad de Camagüey que han llenado de gloria al centro y a Cuba en competencias provinciales, nacionales y en la arena foránea.

En ese “tira y jala”, por supuesto que cada una de los contendientes pelea y pelea hasta el último round para no perder la denominación tradicional y la identidad de su olimpiada universitaria, evento que con penas y gloria logra siempre convertirse en una fiesta donde prima la rivalidad, combatividad y la fraternidad entre los atletas universitarios del territorio.

Lo cierto es amigos lectores, que pasa y pasa el tiempo y este nuevo bebé, que abrirá sus ojos pronto y por cuadragésima segunda ocasión, está por nacer, y todavía sus progenitores no han escogido cómo lo llamarán. Taínos, Manicatos, Agramontinos, Caonao, “Clasico Universitario”… ¿Qué opinan ustedes?

 

Anuncios