Alexei Nápoles González

Esta vez Orlando Samuel tiene muy pocas fórmulas para sacar adelante a su inexperto equipo
Esta vez, Orlando Samuel tiene muy pocas fórmulas para sacar adelante a su inexperto equipo Cuba

La Liga Mundial de Voleibol Masculino es uno de los torneos internacionales que más espera este reportero cada año, incluso por encima de certámenes que tienen muchos más seguidores como la Champions League o la propia Copa Mundial de Fútbol. Que conste que justifico ese fanatismo no solo por la razón de que en ella participa nuestra selección nacional sino también por la elevada calidad que deparan sus ediciones, así como la organización y transmisión de la misma.

Entonces, desde hace aproximadamente doce meses, el autor de este post se encontraba deseoso de que llegara la próxima fiesta planetaria del deporte de la malla alta, más cuando el sexteto cubano había finalizado en un inesperado y fabuloso tercer lugar en la última versión. Además, a partir de esa medalla, se auguraba escalar posiciones en la venidera contienda y en el ranking general que entrega anualmente la Federación de este deporte.

No pienso dedicar más de un párrafo a hablar del abandono del equipo (por x o y problemas) de figuras con mucho talento que venían consagrándose como estrellas del voleibol cubano y a nivel internacional, eso lo han hecho muchos, y no solo periodistas. Y, sin embargo, seguimos gastando dinero en atletas, y perdiéndolos al cabo de los años, es decir, seguimos produciendo para regalar y sin ingresar un centavo.

Tampoco mi objetivo es volver a señalar cuáles son las principales causas por las que hoy los narradores deportivos Rodolfo García y Sergio Ortega ya no llaman a los jugadores de casa como “Los leones del voleibol cubano”. Hoy en Cuba todos conocemos de sobra esos problemas aunque no se hagan oficiales por ninguna vía.

Lo cierto es que debido a las dificultades que aparecieron desde que terminó la liga anterior, hasta el propio Director Técnico del conjunto se mostró excéptico a pronosticar un final feliz para el sexteto local, conociendo objetivamente del mal que padecía el conjunto, perdón, de los males que padecía, esta vez más de un millón, se los aseguro.

Las declaraciones del DT de los antillanos se conocieron a la par de la nueva nómina de voleibolistas que nos representaría en la competición del 2013. Ambos acontecimientos sirvieron para opacar un tanto las espectativas que teníamos los cubanos con la escuadra local. Así que solo quedaba observar la nueva cara de nuestro equipo y, por supuesto, disfrutar de los remates y bloqueos de otras selecciones que de nuevo mostraban un gran arsenal, al menos en el papel de inscrpción.

El zurdo atacador auxiliar Rolando Cepeda es uno de los más experimentados en el conjunto de Cuba
El zurdo atacador auxiliar Rolando Cepeda es uno de los más experimentados en el conjunto de Cuba

Entérense, la actual liga culminó su segundo fin de semana de la etapa clasificatoria y la tropa de Cuba no recauda aún su primer punto. Claro, los discípulos de Samuel debutaron ante los poderoso serbios, que apoyados en monstruos como los hermanos Kovacevich, Starovich y Podraskani, se comieron muy fácil el arroz con moro servido en un rastaurante criollo de la capital de Cuba.

Una semana después, el opuesto Ivan Zaytsev asesinó literalmente al recibo cubano en las dos derrotas de esta escuadra frente al seleccionado de Italia. El rubio bambino le cayó a balazos a los receptores con un servicio muy superior a la técnica de recibo que plantearon los de la Mayor de las Antillas. Con los dos descalabros ante los especialistas de las pizzas, la nave de Samuel registró su cuarto naufragio en igual número de travesías por esta fiesta del Mundoflex.

Pero más allá de que el novel palntel antillano no marque siquiera su primera raya en el torneo, opino que de las últimas grandes y reiteradas renovaciones por las que ha pasado el elenco nacional, esta ha sido la conformación más discreto que han presentado, teniendo en cuenta varios aspectos que se analizan a continuación.

En el resto de las reestructuraciones realizadas al seleccionado titular, siempre habían quedado jugadores con experiencia y de excelente nivel. Recordemos al pequeño salatamontes Henrry Bell, quien con su disciplina y entrega en el tabloncillo sacó la cara por el conjunto muchas veces y, además, le impregnaba motivación y confianza a los recién llegados.

Para esta ocasión, los más experimentados son el pasador Liam Sem Estrada, tercer acomodador del equipo por muchos años, utilizado apenas para hacer estragos con su saque envenenado y quien a dado menos pases que yo en los Juegos Taínos de la Universidad de Camagüey; el central Isbel Mesa, a quien todavía le falta colocación en el rebote y no acaba de pasar la Mikasa por encima de la net, pese a tener un saque muy noble; y Rolando Cepeda, un atacador que ha ganado en efectividad tanto en el remate como en el recibo, pero que a veces denota falta de disposición sobre la cancha.

Los demás jugadores o son novatos o tiene muy poco fogueo a este nivel. Al margen de eso, el equipo se ha comportado desastrosamente, cometiendo errores que evidencian la falta de juego y de entrenamiento. Para colmo, la Comisión Nacional de la disciplina en Cuba apenas coordina tres topes de preparación contra el plantel de Argentina, que para nada es un buen medidor. “Así no se puede hacer una guerra decente”.

Quizás las críticas y los análisis han llegado en menor medida porque conocemos y entendemos de antemano algunas de las principales dificultades que atraviesa el voli. También han sido menos los comentarios en contra porque las miradas de los sabelotodos del deporte han estado puesta en la final de la Serie Nacional de Béisbol.

No obstante, es justo señalar que los de casa han cogido el certamen para entrenar, porque sin dudas no tienen ni gota de posibilidades ante lo que más vale y brilla del voleibol en el planeta. A Samuel, solo le queda pedir uno y otro tiempo técnico para motivar a sus alumnos a que brinden, por lo menos, un espectáculo digno. Y a este reportero, le queda degustarse con el desenvolvimiento de los otros elencos y rezar, aunque son sea católico, para que nuestra escuadra nacional no haga una parada muy larga en el vacío donde otra vez echa sus raíces.

Anuncios