Por: Elsa Ramos (Tomado de Escambray)

Yuliesky-Gourriel-2010-Sergio-ABEL-REYES-300x199La posible inclusión del antesalista espirituano en las filas de Industriales, rival histórico del equipo yayabero, ha levantado una polémica inusual en el panorama del béisbol nacional. En medio de la alharaca mediática, el Yuli accede a conversar con Escambray.

Hace apenas unos días frente a las cámaras de la televisión nacional, Yulieski Gourriel confirmó lo que venía siendo, en corrillos deportivos y peñas domingueras, un secreto a voces: es “posible” que en la próxima Serie Nacional el capitán de los Gallos deje a un lado su uniforme habitual y vista la franela azul de Industriales.

Sin embargo, ha bastado la posibilidad del cambio para que se vengan desatando las más diversas y furibundas reacciones, no solo entre los espirituanos, sino también a lo largo y ancho de la geografía nacional.

Unos prefieren respetar la libre determinación del atleta, que según alega se muda a la capital para acompañar a su padre, Lourdes Gourriel; otros, los más, le reprochan la deslealtad al equipo y a esa suerte de Patria a menor escala que ha sido siempre la afición regional.

De ello está consciente el segundo de los hermanos Gourriel, quien se confiesa desconcertado por la magnitud de escándalo que ya alcanza su decisión personal: “Estoy sorprendido por lo que se ha armado -sostiene-. Simplemente en la última entrevista que me hicieron por televisión contesté lo mismo que hay hasta ahora: que me voy a mudar para La Habana, pero para el año que viene no hay nada concreto sobre si juegue con Industriales o con Sancti Spíritus.

Uno está inmerso en la Serie, los Gallos están en un buen momento, cuando todo termine habrá tiempo para ver qué pasará con mi futuro en el béisbol. Desde un principio está bien claro que si yo juego en La Habana será por un problema de salud de mi padre, por él hago lo que tenga que hacer, si tengo que jugar en Industriales lo haré, como si tengo que dejar de jugar béisbol. Él está por encima de todo”.

¿Por qué tú y no tus dos hermanos?

Eso se habló en la familia y estuvimos de acuerdo en que fuera yo porque tenía más experiencia en el béisbol.

¿Más experiencia o más posibilidades?

Más posibilidades no, para mí ellos tienen calidad también para jugar en cualquier equipo, fue una decisión de todos.

Muchos dicen que has jugado en esta Serie con la cabeza en dos lugares y el corazón de dos colores.

¿Qué es eso? He seguido jugando igual, con la cabeza bien enfocada en mi elenco como capitán y muy contento con la actuación. También sucede que estoy pasando por una lesión desde antes del Clásico, seguí jugando así al final de la otra campaña y en los eventos internacionales; contra Industriales me resentí, me hice un ultrasonido y el problema está más agudo, quiero llegar en forma a los play off, por eso la fisioterapia y cierto descanso. Siempre he cometido errores, solo que no he tenido un buen año en la defensa, pero esta puede ser la oportunidad de ganar el campeonato, el único título que me falta.

¿Podrás saldar la deuda antes de irte?

No es una deuda solo mía, es de un colectivo, un solo atleta no hace campeón a un equipo, aunque sé que tengo un rol importante.

¿Y las deudas internacionales? Otra vez te tildaron de villano del Clásico.

Siempre he tratado de dar lo mejor, a veces las cosas no salen como uno quiere. En el Clásico no tuve un buen inicio, trabajé mucho en las preparaciones, me propuse tener una segunda ronda buena, que era la parte más importante, y salió. En el último partido todos saben qué ocurrió, un excelente juego a la ofensiva y varias cosas que salieron mal. Lo que pasa es que desde el inicio he sido muy cuestionado; todos notan cuando tengo una mala actuación, si tengo una buena, para ellos es normal, otros tienen un desempeño parecido al mío, pero nunca resaltan como yo.

Admito que me he confiado un poco, me ha faltado motivación, he buscado el modo de hacer el trabajo e integrar el Cuba, que es lo que más me ha motivado, pero me gustaría probarme en otro béisbol.

En el “supuesto” de un cambio de traje, ¿ya pensaste que tu forma de ser no encaja en el estilo de Industriales?

No tengo ese criterio, he estado en varios equipos Cuba con varios directores y diferentes estilos, siempre me he adaptado, soy un atleta al que le encantan los retos y no creo que haya ningún estilo de juego que no se pueda lograr.

En otro “supuesto”, ¿serías rival de tus hermanos y tu equipo?

Sería algo contradictorio, no me gustaría ser rival de mis hermanos ni de mis compañeros nunca, no me pasaría por la mente, hemos tenido nuestras jaranas: que si les hago un fildeo o me lo hacen a mí, pero no me hallo siendo contrario de ellos.

El público que más te ha abucheado es el azul…

Todo el mundo lo dice: en ningún estadio hay tantas personas como en el Latinoamericano, por eso suena más, pero en todos lo hacen, he sentido ofensas hasta en el de Sancti Spíritus. Nadie sabe lo duro que es, eso me decepciona un poco, no es justo, juegas el año entero lejos de tu familia, pasas por problemas, he rechazado muchas ofertas, he sido revolucionario a toda costa… La gente no lo valora y eso a uno le duele.

¿No te preocupa perder seguidores espirituanos y cubanos?

No, esa será su elección, no lo hago porque yo quiera, ya lo expliqué. Si mi padre no hubiera tenido problemas con su salud esto no hubiera pasado.

Sea oficial o no, estás a punto de romper con Sancti Spíritus.

Eso no se ha decidido, pero de cualquier manera, esta es mi provincia, donde nací, me crié, me hice, tuve mis primeros entrenadores y le debo mucho de lo que he logrado, donde quiera que esté Sancti Spíritus estará presente para mí. Sé lo exigente que es la afición, pero no me ha quedado nada por dar, soy un pelotero que he jugado todas las series y solo he salido por lesión, así que defenderé los colores de donde esté, pero siempre con Sancti Spíritus en mi corazón.

Anuncios