Alexei Nápoles González

Los tropiezos van y vienen pues pésima y muy decepcionante resulta la actuación del equipo de Camagüey, último de la zona oriental, en el inicio de la 51 Serie Nacional de Béisbol. Los Toros de la Llanura sumaban siete derrotas consecutivas, sin contar el último choque contra Villa Clara, juego que se desarrollaba al mismo tiempo en que se publicaba este comentario.

Lamentablemente esta semana comprobamos que lo sucedido contra los granmenses no fue un episodio aislado. La novena de nuestra provincia encajó su primera barrida del campeonato ante el conjunto de Las Tunas en el estadio Julio Antonio Mella. Uno de esos fracasos significó también el primer nocaut que le propinan a los agramontinos en la joven temporada.

En dicha subserie particular, amén de las acostumbradas grietas en el área de los monticulistas, no constituyó el arte de lanzar la principal causa de los descalabros, aunque si persistieron los problemas con el descontrol y la poca efectividad sobre todo de los relevistas.

La mala de la película en el tope con los del oriente fue la ofensiva. Fíjense que frente a los envíos tuneros, en tres choques los peloteros de casa solo conectaron 21 imparables y de ellos un solitario extrabase.

Los discípulos de Felipe Sarduy mostraron además una pobre producción de carreras, solamente pisaron la goma en cinco oportunidades y recibieron lechada en el segundo partido, de la mano de Dael Mejías (actual líder con dos). Para colmo les sucedió lo mismo que en el tope con los “Alazanes” de Granma, es decir, cuando funcionó el pitcheo entonces los bates se durmieron en el bosque de los leñadores. Mientras que en el segundo juego donde respondió la batería, nuevamente un desfile de lanzadores no resolvió escapar del fuera de combate.

La segunda parte de la triste historia, continuó en suelo naranja durante miércoles y jueves. Con pizarra de 9 – 4 y 9 – 7, la escuadra de Villa Clara se impuso y vapuleó como quiso a la mayoría de los tiradores camagüeyanos, quienes únicamente encontraron respiro en el zurdo Jaime Vidal, el más efectivo hasta el momento en un staff que trabaja para más de 7 carreras limpias por encuentro.

Ni la fecha de descanso les sirvió para evitar que los del centro de Cuba fabricaran 18 carreras y pegaran 29 hits en apenas 16 entradas. En fin, convirtieron el box en una pasarela por la que entraron y salieron una gran cantidad de relevistas y algunos siquiera lograron anotarse su primer out en el evento. Ojo, si el cerrador por excelencia, Yormanis Socarrás, otra vez se presentó poco dominante, qué nos deparará el resto.

Otro aspecto preocupa a la afición. La defensa no es de las peores del certamen en cuanto al número de errores. No obstante a ello, los jugadores se muestran presionados en los momentos complicados del juego y fallan al campo en lances clave que, por supuesto, influyen negativamente en el marcador final.

Desde mañana y hasta el martes Camagüey alberga en su remozado estadio, Cándido González, al débil y poco experimentado elenco de la Isla de la Juventud. Si bien los pineros no representan un buen medidor quizás sea este un rival que le permita a la selección del patio abandonar el laberinto de los tropiezos. Veamos que pasa.

 

Anuncios