Alexei Nápoles González

 Triunfo para la historia

Cuando se hable de grandes momentos y fechas para recordar en la historia del béisbol en la provincia de Camagüey, no se debe olvidar lo glorioso  que resultó la conquista del título de una Serie Nacional por el equipo cuajado de estrellas agramontinas del deporte de las bolas y los strike llamado Ganaderos.

El momento anhelado llegó en el 1976 con el director debutante Carlos Gómez. Ya cumplían los campeonatos de la pelota cubana revolucionaria 15 temporadas. Para aquella oportunidad el sistema de competencia empleado era el de todos contra todos un sistema más justo si venimos a ver que el aplicado en la actualidad.

Según los especialistas e historiadores del tema los incapturables como también se le denomina, llegaron al último partido frente a Forestales con  balance de 28 victorias y apenas 9 descalabros.

El último desafío marchaba igualado a dos anotaciones pero lo decidió Felipe Sarduy, durante la postrimería del choque, con un largo cuadrangular que encontró dos corredores en las almohadillas del Cándido González Morales. Por cierto el derecho Omar Carrero fue el lanzador victorioso del juego.

No pasaba entonces de las once de la noche cuando todo el pueblo camagüeyano apasionado y no apasionado de la pelota observó y disfrutó al máximo como su selección acariciaba la cima del deporte nacional de nuestro país.

Carlos Gómez y se cumplió el sueño

El equipo ganaderos hacía solamente una temporada que había debutado con ese nombre, allí tuvo que conformarse con el octavo puesto en el certamen.

Tuvo que llegar entonces Carlos Gómez y hacer cumplir el anhelado sueño de ser campeones. Este maestro de maestros además de debutar como manager campeón, ganó en esa misma temporada,la Selectiva.

Que les enseñó el profesor a sus discípulos. Uno de los participes de aquel momento de esplendor, Omar Cuesta tercera base regular, afirma que Gómez  les inculcó sobrada disciplina y el cariño entre los atletas. Un error de cualquier jugador le dolía sin dudas a todo el conjunto y los demás compañeros animaban al que lo cometía,

Picheo de lujo y disciplina de oro

Aunque todos los aspectos de su juego eran de tremendísima calidad  y nivel técnico – táctico y además sobraban figuras que cambiaban  en cuestiones de minutos la decoración de un partido, muchos aficionados y conocedores concuerdan que lo mejor del elenco Ganaderos en la campaña XV, resultó ser el grandioso staff de lanzadores con que contaban

No lo dudo, ese magnífico cuerpo de picheo era toda una maquinaria de extraordinarios monticulistas, que apenas necesitaban una sola carrera para conseguir la victoria y que,casi siempre, dejaban sin marcar anotaciones a todos sus rivales.

Tiradores de la talla de Omar Carrero, Juan Pérez Pérez, Alfredo López y el relevista José Cruz y Gaspar Legón López, brillaron desde la lomita en cada uno de los parques beisboleros de la isla. Sin embargo, dentro de aquella impetuosa nómina había más. El propio  Legón, pitcher camagüeyano más ganador en series nacionales, nos cuenta.

Nunca nos dábamos por perdidos y al público lo acostumbramos a quedarse hasta la novena entrada. En muchas ocasiones los espectadores se marchaban porque estábamos debajo en el marcador y al otro día se enteraban de que al final salíamos vencedores del tope.

El tiempito que teníamos para jugar béisbol lo dábamos todo sobre la grama del césped. Reinaba fundamentalmente la disciplina dentro y fuera del escenario deportivo. En todos los jugadores estaba el deseo inmenso de jugar a la pelota.

Éramos una familia muy unida en la cual había excelentes relaciones humanas, todos nos llevábamos muy bien y esto fue lo que realmente nos permitió el buen desempeño y la obtención al final de la corona.

Ser como ellos es la misión más…

Sí, aunque los peloteros que hoy conforman las nóminas año tras año de la selección que representa a la provincia de Camagüey en las serie nacionales no juegan con el nombre de Ganaderos, si deben de hacerlo como los hombres de Ganaderos,

Con su entrega al máximo en el terreno, la importantísima disciplina y el imprescindible respeto y compañerismo, y con un juego limpio y fuerte hasta el último out del desafío, quizás en la próxima o dentro de 20 campañas más, quien sabe, los nuevos incapturables lleguen a ser tan incapturables como los GANADEROS.

Anuncios